Se cumplen 10 años del anuncio de la segunda etapa del Contracarril de Avenida Santa Fe

Se cumplen 10 años del anuncio de la segunda etapa del Contracarril de Avenida Santa Fe

Mauricio Macri, el entonces Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, presentaba la segunda etapa del Contracarril de Avenida Santa Fe que se extendería desde Anchorena hasta Cerrito. Se haría en dos tramos y lo terminarían para principios de 2011.

El 30 de Abril de 2010 la tradicional avenida Santa Fe volvió a ser doble mano (Primera etapa), como hace 43 años, al implementarse dos carriles, mano hacia el norte, entre las calles Anchorena y Borges (en Plaza Italia), por los que circularán 16 líneas de colectivos.
Los carriles que se inauguraron son para todo tipo de vehículos, aunque fueron diseñados con la intención principal de absorber el paso de las líneas de colectivos que originalmente circulaban por Güemes, Charcas y Marcelo T. de Alvear.

Finalmente, el contracarril de la famosa avenida, tan querido y odiado por vecinos y comerciantes se inauguró y en la actualidad, con poco más de 10 años desde el inicio de la primer etapa se puede llegar a la conclusión que fue un cambio «pequeño» que benefició a cientos de pasajeros agilizando la circulación y bajando los tiempos de viaje.

A continuación, algunas notas en medios nacionales de la época.

La avenida Santa Fe tendrá un contracarril a mediados de abril. El Gobierno porteño cambiará 17 cuadras, del tramo que va desde Borges hasta Anchorena. El contracarril concentrará 15 líneas de colectivo y se calcula que un tráfico de 2.500 vehículos por hora.

El objetivo es beneficiar la velocidad del transporte público y reducir la cantidad de vehículos particulares. Para eso se cambiará además la dirección de la calle Güemes en todo su recorrido. Actualmente va del centro hacia la zona norte, pero desde abril será al revés.

Otros cambios que se estudian son en las calles Jorge Luis Borges y Uriarte, que actualmente son una vía de salida hacia Santa Fe.

Este nuevo modelo ofrece pocas alternativas para que los colectivos ingresen en la zona de Palermo. Sin embargo, las opciones para salir del barrio serán mejores.

El costo del contracarril será de 2 millones de pesos, que se utilizarán en dar vuelta semáforos, mejorar el pavimento, instalar rejas, colocar señalizaciones y los nuevos pilotes fluorescentes que separarán una mano de la otra.

Éste será el cuarto contracarril porteño. El Gobierno ya había implementado tres, en las avenidas Pueyrredón, Garay y Triunvirato.

 

Fuente:

La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido