Río Gallegos: La Municipalidad expropió la empresa de colectivos MAXIA

Río Gallegos: La Municipalidad expropió la empresa de colectivos MAXIA

Desde mayo de 2019 la empresa de transporte MAXIA después de ser contratado por la Municipalidad, comenzó a trabajar en la ciudad de Rio Gallegos con el intendente Roberto Giubetich (Cambiemos). A partir de Diciembre con la asunción del nuevo Gobierno municipal (Frente de Todos) todo se complicó.

Tal vez confundido con la política el nuevo Intendente, Pablo Grasso, quiso limpiar todos los vestigios del Gobierno anterior de la ciudad sin tener en cuenta los pasos legales que eso lleva.

El propietario de MAXIA S.R.L. Marcelo Spanos, todavía no sale de su asombro por el proceder poco ortodoxo y patoteril que tuvieron desde el Gobierno Municipal y con la anuencia del Juez Marcelo Bersanelli. Nunca pudieron ponerse de acuerdo, nunca quisieron llegar a un acuerdo, nunca pagaron en término y jamás pagaron el mes completo.

Al respecto mencionó, “Yo no soy político, no soy radical ni peronista, soy un empresario que contrataron en el 2019 y esta gente lisa y llanamente me robó mi empresa”.

Visiblemente irritado, Spanos continúa “Tengo la base de mis empresas en Comodoro Rivadavia del sector privado y nunca tuvimos relación política con nadie, nunca cotejaron esos datos como para tener en cuenta que no tengo costados políticos. Yo me levanto todas las mañanas a trabajar y me acuesto tarde tratando de resolver los problemas de mis empresas, nadie me regaló nada. Hoy estos muchachos me robaron 25 colectivos sin hacer ningún esfuerzo”.

“Nosotros no fuimos a buscar esa plaza, nos vinieron a buscar porque hicieron dos licitaciones y no se presentó nadie, y buscando referencias vieron lo que estábamos haciendo en Caleta Olivia y necesitaban ese servicio para Rio Gallegos. Nosotros no pedimos ir, ellos nos buscaron y ahora vienen estos y se quieren quedar con mi empresa”.

A partir de que MAXIA comenzó a trabajar en Río Gallegos y según el contrato firmado, la empresa prestó los servicios de manera efectiva, incluso le pusieron colectivos con rampa para discapacitados, cámaras de seguridad con monitoreo por cualquier siniestro, vial o de contingencias a bordo del pasaje, una aplicación “para hacer seguimiento del servicio y no esperar a la intemperie mucho tiempo porque en Río Gallegos hace frío”, acotó.

Hasta diciembre cobraban en tramos a veces, pero dentro del mes siempre y con buena y fluida comunicación. Cuando asumió Pablo Grasso la intendencia a partir del 10 de diciembre la comunicación se cortó. Los pagos empezaron a recortarse y escasear, y nunca pagaron lo que correspondía y que estaba escrito en el contrato vigente.

Comenzó una operación de desgaste, las llamadas no encontraban destinatarios en la Municipalidad y no eran devueltas para solucionar el problema. Cuando lograban cobrar, nunca fue completo, jamás pagaron el mes completo. La Municipalidad en este momento le debe a la empresa MAXIA más de $45 millones ¿Excusa? Silencio.

Spanos entendió inmediatamente que la relación estaba rota, a pesar de que Grasso en la única vez que hablaron le había manifestado que quería la continuidad de MAXIA en la ciudad, la realidad mostraba otra cosa. Fue el mismo Spanos que les propuso que como no cumplían con lo firmado en el contrato se retiraría de la ciudad. Siempre en el ámbito de lo que la Ley los amparaba.

Del municipio mandaron al Juez un petitorio para que la empresa no deje de prestar servicios en la ciudad pero no hicieron nada mas para que la empresa se quede en la ciudad, “si yo les pago la mitad a los empleados, y el mes siguiente le pago el 30%, no termina ese mes que tengo la empresa parada. Estos muchachos encima de que no me pagan salen por los medios criticándome y echándome la culpa a mí de que no hay servicio de colectivos”.

Yo no hago beneficencia, esta gente quiere un servicio de primera pero no se quieren adaptar a lo que dice el contrato que ya estaba firmado y que ahora por incumplimiento de ellos caducó. En marzo les propuse brindar servicio hasta que llamen a licitación y no se queden sin servicio de colectivo y pongan una empresa nueva, nunca contestaron, nunca me pagaron lo que debían pagar por contratono hicieron nada

Las propuestas de MAXIA siempre fueron con el Juez mediante. Nunca quiso negociar la Municipalidad y utilizó los medios locales sesgados por la pauta oficial para criticar, pero nunca llegaron a negociar delante del juez.

El Intendente anunció por los distintos medios que la empresa le debe al municipio $400 mil lo cual le causó risas a Spanos que dijo “si yo le debo $400 mil a la Municipalidad, que me pase el CBU y se lo transfiero ya mismo ¿a vos te parece que este quilombo es por $400 mil? Es un caradura”.

No soy un extorsionador como me dijo el Intendente, si él no paga no puede haber ningún tipo de relación. Legalmente están totalmente fuera de la Ley, nunca se presentaron ante el Juez y nosotros nos cansamos de intimar para que paguen. Nunca escucharon ni se pusieron a derecho

La última acción que hizo la empresa ante el Juez fue presentar la intimación para la Municipalidad, la cual consta que fue recibida el 23 de Junio de 2020 a las 8:18 de la mañana y está sellada como recibida y se adjuntó al expediente. El Juez nunca lo encontró, la hoja del expediente se le perdió misteriosamente.

El detalle del escrito recibido el 23 de Junio a las 8:18 de la mañana, y que el Juez Bersanelli perdió.

Al no encontrar esa hoja con la intimación de la empresa y dando por sentado que de no haber respuesta se quedaban sin servicio, el municipio avanzó avalado por el mismo Juez que perdió la intimación, al secuestro de los colectivos y tomaron posesión de la empresa.

A mí me hace mucho ruido que el Juez no encuentre las hojas del expediente y siga adelante con la medida, lo llamamos y le dijimos que lea el escrito presentado el 23 de junio y le mandamos la foto del recibido, nunca más nos atendió el teléfono. Me robaron con la anuencia del Juez, Río Gallegos es una anarquía, no hay justicia en la República Bolivariana de Río Gallegos” continuó muy enojado.

No voy a parar hasta que me devuelvan mi empresa, hasta que la justicia determine que me paguen lo que me deben porque yo ya la tuve que poner de mi bolsillo y no me sobra la plata, hasta que procesen al Intendente, y hasta que caiga el Juez que es cómplice de todo esto” concluyó Spanos.

Lo cierto es que Alberto Fernández dijo que no estaba en la mente de la gente del Frente de Todos quedarse con las empresas, algo falló porque está ocurriendo precisamente todo lo contrario.

Los políticos quedándose con empresas, enojados porque las empresas quieren cobrar sus servicios que están plasmados los acuerdos en un contrato legal. Bueno, legal en alguna otra parte porque en Río Gallegos no parecería una buena palabra, ni la palabra “principios” tampoco.

Todavía está dando vueltas el intento del Gobierno Nacional de quedarse con Vicentin, salvando las distancias nos encontramos con MAXIA en manos del Gobierno Municipal de Río Gallegos.

¿Se hará Justicia?

Escrito completo que fuera presentado en termino por MAXIA S.R.L. y que el Juez nunca encontró.

 

Fuente:

El Federal

1 comment

  • Mentira, la licitación la gano Ceferino, d golpe y portado le dieron a máxima srl con los números mas caros q Ceferino…

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido