Con casi cien días sin trabajar Jovi Bus, ya no puede hacer frente a la nómina salarial

Con casi cien días sin trabajar Jovi Bus, ya no puede hacer frente a la nómina salarial

La empresa que presta el servicio de transporte interurbano, aún no puede operar porque falta definir quién se hará cargo de tomar la temperatura a los pasajeros en la Terminal. La empresa tuvo que sacar un crédito para pagar los sueldos de abril de los choferes y en mayo lo abonó en tres cuotas. Ya se le agotaron las reservas y la solicitud del ATP fue rechazada en tres oportunidades.

La rehabilitación del servicio de transporte de pasajeros en sus recorridos interurbanos, es una de las prestaciones más esperadas desde el comienzo de la cuarentena obligatoria y la vuelta del servicio que estaba prevista para ayer.

A mediados de junio Jovi Bus presentó su protocolo y fue aprobado, pero el COES Municipal no autorizó el jueves 11 de junio a que sus unidades circulen por cuestiones del entorno del servicio a definir, por ejemplo quien se hará cargo de tomar la temperatura  a los pasajeros que estarán en la sala de espera de la Terminal, antes de subir a la unidad, o de aquellos servicios que lleguen de otras ciudades, que también deberán ser controlados y derivados a un centro de salud en caso de tener síntomas.

Dos semanas después de ese percance, la situación epidemiológica se complicó más en la provincia con nuevos casos en el departamento Islas y en nuestra ciudad, además de seguir en aumento en Paraná y en localidades de la Costa del Paraná, lo que la vuelta al servicio está más impredecible que nunca.

En un primer momento Jovi Bus, había propuesto prestar un servicio de emergencia desde Gualeguaychú a Concepción del Uruguay, Tala, Nogoyá, Ramírez, Crespo y Paraná y vuelta.

Otro de los servicios era Gualeguaychú- Larroque- Gualeguay y regreso. Paraná, Crespo, Ramírez, Nogoyá, Tala, Baso y Gualeguaychú.

Se capacitó a los choferes en la aplicación del protocolo y se invirtió 100 mil pesos en elementos de bioseguridad, con el fin de tener desinfectadas las unidades y protegidos a los pasajeros y choferes.

Con 97 días sin poder trabajar, las finanzas de la empresa se deterioran día a día y su endeudamiento aumenta.

“Estamos recolectando información para poder obtener el ATP (Programa de Emergencia al Trabajo y la Producción) que le dieron a otras empresas, pero a nosotros no, seguimos sin saber cuándo vamos a poder volver a prestar servicios, porque los casos siguen aumentando en la provincia y la ciudad. Estamos en la nada misma”, expresó a EL ARGENTINO, Antonella Gómez jefa de Personal de Jovi Bus.

“Tenemos que pagar sueldos y no nos alcanza para poder cubrir toda la nómina salarial del mes de junio de 60 empleados. El sueldo de mayo lo tuvimos que pagar en tres cuotas y para poder cancelar la última ya nos quedamos sin reservas, estamos analizando si podemos sacar otro crédito, pero si no tenemos caja cómo haremos para pagar el crédito”, se preguntó.

Al consultarle por cómo harán con el medio aguinaldo, Gómez dijo que: “Con el aguinaldo ni siquiera los estamos pensando, si hoy no podemos pagar el salario del personal al 75 por ciento, el medio aguinaldo ya sobrepasará lo que tenemos planificado.

Hoy tenemos deuda con el banco, luego de un crédito que tuvimos que sacar para pagar los sueldos de abril. El crédito tiene tres meses de gracias, pero ya la primera cuota la vamos a tener que pagar el mes que viene, tenemos deuda salarial y las leyes sociales del convenio 931 que tuvimos que refinanciarla en cuotas”.

Recordó que: “Nosotros recibíamos un subsidio del Estado provincial que es el fondo compensador que nos representa el 30 por ciento de la masa salarial, pero nos ayudó a pagar sueldos. La semana pasada nos avisaron que nos iban a bajar el monto del subsidio y esto nos coloca en una situación crítica”.

Es la tercera vez que la empresa tramita el ATP, luego de rebotarle los pedidos en abril y mayo.

“Toda la documentación estaba bien y nos habían dado una pre observación, pero como cobramos el fondo compensador, no pudimos obtener el ATPV. La empresa tiene un costo salarial de 2,8 millones de pesos y el subsidio cubría el 30 por ciento de ese monto,  y ya no podemos cubrir el resto de los sueldos”.

En tanto remarcó que: “Cuando todo esto pase vamos a necesitar 7.500.000 de pesos para poder volver a operar, sin contar la inversión que tuvimos que hacer para presentar nuestro protocolo y medidas de bioseguridad para volver a funcionar que al final no nos permitieron  debido a que en la Terminal no había gente que tomara la temperatura a los pasajeros.

Tenemos que pagar los cánones (de uso de andén en la Terminal) las boleterías, tenemos que reactivar los galpones para que duerman los choferes en otras ciudades y pese a que vamos a gastar menos combustibles al prestar un servicio de emergencia, eso no se nota por todo el costo que tenemos en materiales de bioseguridad, tuvimos que gastar casi 100 mil pesos en materiales para la protección de los choferes”, expresó Antonella mientras no saben cuándo podrán ver la luz al final del túnel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido