Conocé la historia de la primera mujer chofer de colectivos en la ciudad de Santa Fe

Conocé la historia de la primera mujer chofer de colectivos en la ciudad de Santa Fe

Silvia Tocci fue chofer de colectivo por más de 28 años. Habló sobre su experiencia y contestó a los dichos del titular de UTA Rosario que dijo que «las mujeres no pueden manejar un colectivo».

“Aprendí a manejar en un colectivo y con pasajeros” arranca la nota Silvia Tucci la primera mujer en Santa Fe que manejó un ómnibus de la linea 5 a lo largo de 28 años.

La entrevista se da en el marco de los dichos de un delegado de UTA que explicó que “las mujeres no están preparadas para manejar un colectivo”. La frase es tan malintencionada como incorrecta. A lo largo de varios minutos en una entrevista a LT10, Tocci explicó que tuvo que manejar todo tipo de coches y en épocas donde las cajas de cambios era manuales y las direcciones de los coches no eran hidráulicas.

“Era difícil pero no imposible. Lo pudo hacer durante mucho tiempo y nunca recibí quejas de nadie”, explicó que ex chofer de la línea 5 que trabajó hasta hasta el 2002.

Las jornadas eran de nueve horas y durante ese tiempo había que hacer una cierta cantidad de recorridos. Luego, entrar el coche a la parada, limpiarlo todo, revisarle agua y aceite y cargarle gasoil. Así, el compañero tenía todo listo para comenzar con su jornada de trabajo.

Consultada sobre los dichos realizados por Manuel Cornejo, titular de la Unión Tranviarios Automotor de Rosario, Tocci dijo que es una barbaridad y, en su caso hacía lo mismo o más que sus compañeros.

“No estoy de acuerdo con lo que dijo ese hombre. Manejé colectivos con caja manual. Como si esto fuera poco teníamos que cortar boletos, cobrar y dar vuelto. Además quiero aclarar otra cosa, nunca me enfermé y los hombres lo hacían mucho. Te duele la espalda o podes sentir algunas molestias luego de los recorridos. Siempre me presenté a trabajar y de la mejor manera, muy presentable y muy coqueta”, afirmó.

Recordando cómo comenzó a manejar, Tocci dijo que fue su padre quien le enseño y haciendo mérito de los conocimientos dijo que nunca rayó un coche. Además trajo en anécdota el momento cuando fue a hacer el carnet de conducir. “Estaba lleno de gente y fue todo un acontecimiento, el inspector me acompaño en todo momento. El examen era muy parecido al de ahora y tuve que estacionar el colectivo. Cuando vieron eso se dieron cuenta que puede manejar tanto un hombre como una mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido