Noticias Semirápidas
El joven que pagó sus estudios de Arquitectura fabricando y vendiendo colectivos de cartón en escala

El joven que pagó sus estudios de Arquitectura fabricando y vendiendo colectivos de cartón en escala

José Rafael Mena Castaneda, el joven que pagó sus estudios construyendo buses a escala, se graduó de arquitectura de la Universidad de El Salvador. Los problemas económicos por los que atravesaba José Rafael que casi provocaron que dejara sus estudios lo llevaron a poner en práctica lo aprendido en las aulas para iniciar una curiosa empresa: la elaboración de buses de cartón a escala.

La alegría del emprendedor y su familia eran evidentes en el acto de graduación, coronando con triunfo la carrera que tantos desvelos y aguantadas de hambre lo acompañaron a lo largo del proceso de estudios.

El esfuerzo, sacrificio y dedicación de Rafael Mena Castaneda, el estudiante de arquitectura de la Universidad de El Salvador que elaboraba busitos a escala para pagar sus estudios, comenzó a dar sus primeros frutos. Ya recibió su título que lo acredita como arquitecto.

La alegría del emprendedor y su familia eran evidentes en el acto de graduación. Rafa coronaba con triunfo la carrera que tantos desvelos y aguantadas de hambre lo acompañaron a lo largo del proceso de estudios.

“Siento una gran satisfacción personal, porque esta carrera es bastante pesada y requiere de muchos sacrificios tanto académicos como económicos. Por las pocas facilidades de recursos familiares le toca a uno rebuscarse por conseguir los insumos para seguir adelante”, manifestó el emprendedor.

A doña Leticia del Carmen Castaneda, la madre del joven, la emoción se le notaba a simple vista, pues el primero de sus hijos culminaba con éxitos una carrera universitaria.

“Pare mí también es un día demasiado feliz, pues yo veía cómo trabajó fuerte para cumplir su sueño de ser arquitecto. Cuando no teníamos mucho dinero, él no pedía más de lo que no pudiéramos dar. Fue así como empezó a hacer esos busitos y gracias a Dios le fue muy bien”, manifiesta entre lágrimas la señora.

Ante la falta de un empleo formal y la constante búsqueda, el joven continúa con el arte de los busitos a escala, pues asegura que es su pasión y contribuye con la economía familiar. “Solamente me sostengo”.

Rafa dice que su preparación es integral, pero cuenta que hay áreas en las que se desempeña de mejor manera, para el caso: diseño arquitectónico y estructural, presupuestos, programación de obras.

“Yo lo que les digo a todos los empresarios que es que en la UES nos forman como buenos profesionales, pero cuenta la actitud de cada uno y el compromiso para servirle al país y a las personas que nos puedan contratar. Tenemos un compromiso social para el país que nos necesita para el progreso”, enfatiza.

Su historia

El estudiante comentó que la idea de elaborar este tipo de réplicas a escala, de unos 30 centímetros, nació de la afición que desde pequeño tiene por los buses. “De hecho yo le decía a mis padres que de grande sería motorista”, contó.

Al verse en la necesidad de generar recursos para continuar con sus estudios, Mena combinó lo aprendido en materias sobre maquetas con su gusto por los buses, y fue así como echó a andar su proyecto.

Mena hizo un llamado a los jóvenes a que no se desanimen y persigan su sueño de estudiar para alcanzar así sus metas. El joven está consciente de que la situación que atraviesa al país desanima a muchos por la falta de empleo, la educación universitaria cara, la violencia, entre otros. Sin embargo, él pretende demostrar que si se quiere ser alguien en la vida se debe luchar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido